Sin dejar de considerar que el arte es arte y que es muy subjetivo el criterio de cada uno a la hora de percibir una fotografía, podemos ayudarte con algunos consejos simples que seguramente ayudarán a que visual y conceptualmente tus fotos mejoren bastante si estás aventurándote en este mundillo maravilloso.

Lo primero es comprobar la configuración de la cámara. Empezar a hacer fotos sin comprobar cómo tenemos configurada la cámara es algo que nos ocurre con demasiada frecuencia. Y dependerá de la situación en la que estemos que el resultado sea más o menos catastrófico. Si estás de viaje, o en la calle, la oportunidad de haber sacado una foto se te puede haber escapado para siempre. Si te acostumbras desde el principio a revisar siempre la configuración de tu cámara, evitarás disgustos innecesarios.

No pierdas de vista el fondo. Es fácil emocionarnos cuando vemos algo que capta nuestra atención a la hora de fotografiar. Pero a veces estamos tan atentos al objeto de interés que olvidamos fijarnos en lo que tenemos detrás y que sin duda va a afectar mucho a nuestra fotografía. Al llegar a casa y revisar el trabajo fotográfico, nos damos cuenta de los errores que hemos cometido al no atender a esos fondos que pueden no solo no tener ningún interés fotográfico, sino que pueden ser un elemento de distracción molesto y llegar a estropear completamente una fotografía.

Viajes Fotográficos

Intenta conocer cómo funciona la luz. Sin luz no hay fotografía. La fuente de luz, el ángulo en el que esa luz llega a la escena, cómo incide en ella, son elementos que determinan completamente el resultado final de una fotografía. No es lo mismo sacar una fotografía al amanecer que al mediodía. Las sombras por ejemplo serán completamente distintas. Los colores resultantes, también. Lo que transmitas en las fotografías también será muy diferente. Entender los principios básicos de la luz te ayudarán a elegir mejor el momento para hacer las mejores fotos.

 

Pon atención a la composición. No quieras sacar todo lo que tienes delante en un solo disparo. Hay ciertas reglas que nos ayudan a componer una foto con los elementos que tenemos delante. Muchas veces menos es más y centrarnos en un solo elemento dotándolo de protagonismo absoluto es el secreto de una foto maravillosa. Otras veces, el encuadre que escogemos es la clave para que la fotografía resulte impactante y en otros casos es la combinación de factores como la velocidad del disparo o la profundidad de campo. Pero echa un vistazo a estas reglas básicas de composiciófotográfica que todo fotógrafo debe conocer para conseguir unos buenos resultados. Y es que simplemente, funcionan.

viajes fotográficosDale profundidad a tu fotografía. La fotografía reduce a dos dimensiones una imagen real que pertenece a un mundo que percibimos en tres dimensiones. Por eso la perspectiva, el uso de elementos en primer plano y las líneas dentro de nuestra composición, los puntos de fuga, son elementos de mucha ayuda a la hora de conseguir esa sensación de profundidad que hace más impactante una fotografía.

viaje fotográfico a Camboya

 

 

Intenta distintos puntos de vista. Lo más habitual cuando nos iniciamos en fotografía, es disparar la cámara desde la posición más cómoda. Disparamos de pie la mayoría de las veces y captamos las imágenes tal y como las vemos a la altura de los ojos. Sin embargo, lo original y lo diferente siempre llama nuestra atención. Hacer fotos mirando hacia arriba o hacia abajo, desde puntos elevados o desde el suelo, pueden dar una nueva perspectiva a tus fotos y hacerlas mucho más interesantes. Intentar ángulos atrevidos y poco habituales siempre es una buena apuesta y el resultado puede llegar a ser sorprendente. Échale imaginación y creatividad y atrévete a probar cosas nuevas. No solo es divertido sino que te ayuda a explorar el mundo de la percepción artística.

 

Cuenta una historia. Cuando haces una foto tienes la oportunidad de contar cosas a través de ella. Fíjate en qué te hace sentir la escena y sus protagonistas. Trata de transmitir un mensaje, de contar una historia.

Y por último e importantísimo: Dispara siempre en RAW. Este formato te permite siempre tener el negativo completo de tu fotografía con toda la información que has captado al disparar. ¿Qué significa esto? Pues es simple. Tienes toda la información intacta para disponer de ella como quieras a la hora de editar. Que no es otra cosa que hacer el revelado de tu fotografía. Un raw pone a tu disposición, durante el procesado posterior de la foto, muchas más posibilidades de edición a tu alcance. Cuando disparas en JPG, es tu cámara la que hace ese revelado por ti. Y lo hace con sus propios criterios, no con los tuyos. El resultado de este revelado no lo controlas tú. Y lo peor de todo no es eso, sino que hiciste el disparo únicamente en raw, habrás perdido el negativo para siempre. Más sobre las razones para disparar en RAW,

Fotografías: TENGO7GATOS, Juanma Izquierdo y Pocket Studio

Texto: El Faro Experiencias Fotográficas